Farmacia italiana online: acquisto cialis in Italia e Roma senza ricetta.

Ressources-cla.univ-fcomte.fr

Las palabras en las creencias y en la cultura
Patricio Moreno F.
S ynergies Chili
Résumé : Cet article est le fruit de réflexions de longue date ; la synergie de la
communication par la langue orale est analysée en ses composants de base : les mots, les croyance et la culture. Pour pénétrer dans le circuit de ces composants dans l’acte de communication, on a recours à la distinction entre signifiant et signifié, à la figure de schéma consensuel et à la notion de convenance. Mots-clés : mots, croyances, culture, schéma consensuel.
Abstract: This article contains long ruminations; broken synergy of communication
through language into its basic components: words, beliefs and culture. To enter the
circuit of these components in the act of communication, we use the classical distinction
between signifier and signified, a figure agreed schema and the notion of convenience.

Key words: words, beliefs, culture, agreed scheme.
Resumen: Este artículo recoge cavilaciones de larga data; desglosa la sinergia de la comunicación
a través del idioma en sus componentes básicos: palabras, creencias y cultura. Para adentrarse en
el circuito de esos componentes en el acto comunicativo, se recurre a la distinción clásica entre
significante y significado, a la figura de esquema consensuado y a la noción de conveniencia.
Palabras claves: palabras, creencias, cultura, esquema consensuado.
1. Preliminares
1.1 Las palabras del idioma tienen existencia por sí mismas, formando un
inventario abierto y sometido a constantes acomodos. Al entrar en acción, en la intercomunicación entre hablantes, se combinan entre sí según las pautas que fija el entorno y según las prescripciones que adopta el hablante, tanto para imponer su discurso como para proteger sus intereses. En efecto, la comunicación mediante el idioma necesita de palabras que se combinen y se controlen unas con otras, en el sentido que las potencialidades de cada palabra se reduzcan a la conveniencia con las otras, para que las piezas encajen sin producir disfunciones (Foucault, cap. II). Asimismo, el hablante genera el flujo Synergies Chili n° 8 - 2012 pp. 95-106
y la combinatoria de esas potencialidades, apelando a grados de seducción y de agresión, para convencer o recibir adhesión y para protegerse. Así, toda comunicación entre hablantes conlleva objetivos de concordancias y, también, riesgos de discordancias leves, mayores o peligrosas.
Cada palabra tiene un significado que no corresponde a una equivalencia con elementos del entorno, sino a una referencia por medio de sus potencialidades de conveniencias para funcionar en conjunto con otras palabras. Así, el verbo hablar conviene con seres vivos dotados de habla y con entes a los que se asigna ese atributo o que representan el habla de los seres; el señor Chávez habla, pero también pueden hablar las flores, en tanto que un buen gráfico no necesita que lo expliquen porque habla por sí solo. Por otra parte, la extensión del significado de hablar debe precisarse mediante la combinatoria con otras palabras, puesto que el hablar va desde la emisión de una sílaba hasta un discurso interminable, y siempre que esa emisión se haga en un ámbito y en condiciones que lo permitan. Vale decir que, si bien las oraciones del habla se constituyen con palabras, es la conveniencia de los lazos entre ellas la que domina en el resultado de significación.
1.2 Las creencias se manifiestan mediante actos, ritos, comportamientos y
juicios, en el marco de las conductas referidas a la fe de cada cual. Se puede postular la existencia de sistemas y subsistemas de creencias en las sociedades de los humanos, que determinan que las personas se aúnen en torno a credos, iglesias, tendencias y proyectos sociales, actividades grupales e, incluso, deportes y pasatiempos. Pero, al igual que las palabras, las creencias también se pueden visualizar como potencialidades, algunas más acendradas o más invasoras que otras, que se combinan y se controlan entre sí, para responder a las solicitaciones del entorno. En todo caso, lo específico de las creencias es que tanto sus significantes como sus significados son difusos, en comparación con las palabras, cuyos significantes tienen una forma definida y cuyos significados pueden explicarse mediante otras palabras. En efecto, la formulación de las creencias recurre a las oraciones declarativas, es decir a las palabras dotadas de un significado que se postula como una veracidad. 1.3 La cultura corresponde a los actos concretos, sean individuales o grupales,
que se cumplen en la vida en sociedad, lo que incluye los productos de esos actos: objetos, obras, diseños, métodos, algoritmos, etc. Vale decir que la cultura se guía en parte por las creencias, pero mayoritariamente por motivaciones variadas: necesidades, voliciones y temores, tanto en lo individual como en lo grupal. Así, por ejemplo, en el campo de los conceptos, el pecado es un acto que se contrapone con una creencia, en tanto que un crimen es un acto contrario a disposiciones legales; sin embargo, en el ámbito de las palabras, los significantes pecado y crimen despiertan actos y actitudes similares de rechazo, aunque sus significados solo compartan algunos rasgos. Se deduce así que el acto “pecado” se inscribe en el ámbito de las creencias y que el acto “crimen” pertenece al campo de la cultura, y, más precisamente, al de la Las palabras en las creencias y en la cultura Se implica, entonces, que se produce un itinerario en círculo entre palabras, creencias y cultura, desde la figura mental aislada hacia la figura mental compleja, que se concretiza en actos, mediante un proceso recursivo que podría no cesar. En este circuito, las palabras, que son anodinas en el sistema de la lengua, adquieren el poder de producir, enervar o prohibir actos, tanto los de decir como los de hacer y, a veces, hasta los de pensar.
2. Las palabras son unidades consensuadas para la comunicación
Las oraciones del idioma resultan de un procesamiento muy elaborado para hacer funcionar las palabras entre sí y, así, obtener una expresión que se entienda de igual manera por cada uno de los que la reciben. Pero, para ello, el idioma ha tenido que solucionar algunos problemas álgidos: Problemas
Soluciones
Los seres, las cosas, las Se han aunado los elementos en categorías o clases, situaciones, los actos, etc. son acudiendo a criterios simples o a cruces de criterios: la tan numerosos y, en algunos forma, la materia, la función o el objetivo. Algo que sirva casos, tan similares y diferentes para sentarse es un asiento (criterio de función u objetivo), a la vez, que los humanos no pero si ha sido construido con materia resistente y se le ha tendrían capacidad de retener agregado un respaldo, es una silla (cruce de criterios de En el mundo real se distinguen El entorno del ser humano se reduce a cuatro categorías entes, actos, estados, situaciones, lógicas: ideas, creencias y apreciaciones, 1. Entidades: los objetos y todo lo que se pueda reducir a además de las relaciones que se objetos aislables.
2. Procesos: lo que se desarrolla en el tiempo y el espacio.
3. Cualidades: lo que se concibe adherido a entidades y 4. Relaciones: lo que hace funcionar conjuntamente a las En el desarrollo de la vida en El idioma determina ciertos mecanismos para marcar los sociedad, se producen actos de roles que cumplen los elementos en el acto: agente (= que comunicación que involucran ejecuta), objeto (= lo que se ejecuta), paciente (= que a personas y al entorno, donde recibe), circunstancias (= elementos que intervienen desde el suceden hechos y donde las entorno). Estas últimas están siempre presentes y se refieren personas y las cosas cumplen a tiempo, espacio, manera, analogías y causalidad.
funciones unas respecto de las Se han creado variados esquemas de expresión que podrían considerarse como derivas de un esquema básico: quién – hace qué – para quién – cuándo - dónde – cómo – por qué – para qué – con qué consecuencias – a pesar de qué.
El mundo avanza en los campos Se producen modificaciones en el inventario del vocabulario del conocimiento, de la cultura del idioma, especialmente con la introducción de palabras y de la técnica, al mismo tiempo y expresiones extranjeras. También se introducen conceptos que se confrontan culturas y nuevos, como es el caso de resiliencia aplicado a las personas, creencias. Se crean y otras veces y palabras extranjeras para mejorar la imagen de las tiendas, se descubren procedimientos como es el caso de sale.
nuevos cuya implementación Se adoptan modelos de textos de valor internacional, que necesita apoyo o cooperación involucran no solo el conocimiento de disciplinas, ciencias y técnicas sino, además, el manejo de un nivel académico del así contactos entre lenguas y lenguaje, que posibilite su circulación en el llamado mundo Synergies Chili n° 8 - 2012 pp. 95-106
Así, en la oración No hay certeza acerca de dónde se inhumaron los restos de Cristóbal Colón, se distinguen trece palabras separadas por espacios vacíos, aunque tengamos la impresión de que tanto acerca de como Cristóbal Colón debieran contarse como unidades inseparables. Haciendo una especie de anatomía de la oración, se puede confeccionar el siguiente esquema: propiedades y funcionalidad
• marcador de la modalidad verbal negativa - su ausencia marca la modalidad verbal • forma verbal – marcador o presentador de existencia • sustantivo abstracto – derivado de cierto – variante de certidumbre – ámbito de los • se opone a incertidumbre, posibilidad, probabilidad • formado por a + cerca - forma frase prepositiva con de – forma homófona de una forma verbal de acercar – variante de respecto de, con respecto a, en relación a • marca o delimita el ámbito de la referencia, oponiéndolo a otros ámbitos posibles • palabra de más alta frecuencia en el idioma – marcador de relación entre dos referentes (certeza e inhumación) • marcador de interrogación de lugar – variante de adónde, en qué lugar • se opone al conector de lugar donde / adonde (no interrogativos) • marcador de acto impersonal equivalente de alguien singular o plural • se opone a las autoridades, los investigadores, los panteoneros • forma verbal de pretérito y persona plural – palabra compuesta por prefijo in + sustantivo humus (la tierra fértil) + terminación verbal aron – variante de han • se opone a exhumaron, han exhumado, desenterraron, han desenterrado • marcador de notoriedad del sustantivo que acompaña – forma parte del sistema • se opone a los marcadores de indefinición un, una, unos, unas algunos, etc. • sustantivo concreto en plural – en singular, forma homófona de una forma verbal de restar – variante de despojos, cadáveres, los huesos, solo en plural y en referencia • mayúscula inicial – nombre propio - designa a persona – alude a Jesús – se • connota espíritu aventurero y emprendedor • mayúscula inicial – nombre propio – distingue a este Cristóbal entre todos los Vale decir que las palabras son los medios operatorios de la comunicación oral, a pesar de que puedan, por su carácter de entes construidos, ser sometidas a Las palabras en las creencias y en la cultura palabra análisis
formada por consonante + vocal – distinta de ni – puede constituir un enunciado completo o marcar la modalidad negativa de un verbo (no se fía), de un adjetivo (no contaminante), de un adverbio (no completamente) o de un sustantivo (una formada por una base y un sufijo (cert + eza) – la ausencia de la marca de plural (s) le da valor de singular (combinable con la o una) – el sufijo eza transforma el adjetivo cierto en sustantivo – en el sustantivo, el acento cae en la segunda sílaba y en el adjetivo, en la primera, lo que provoca el alargamiento de e a ie.
formada por la base hum, el prefijo in y el sufijo o desinencia verbal aron que indica “pretérito” y “agente plural”.
formada por la consonante l (= artículo definido), la vocal o (= género gramatical masculino) y la consonante s (= marcador de número plural) formada por la base rest, el marcador de género gramatical masculino o y el Estos esquemas dan cuenta de las formas y de la organización del sistema de las palabras, pero dejan en la opacidad su funcionamiento en la tarea de construir enunciados en el curso de la comunicación, donde el objetivo es la producción y la comprensión de significados. Vale decir que los hablantes no han aprendido las palabras según un proceso de etiquetamiento para cosas y hechos de su entorno, sino más bien mediante una puesta en relación de su persona con el entorno, por una parte, y de cosas y hechos que asoman a su vida con cosas y hechos que ya ha vivido. En efecto, la palabra luna no es la etiqueta de nuestro notorio astro nocturno, sino una forma redondeada, brillante en un fondo oscuro, inspiradora de sentimientos o presagios, que se ensancha y se angosta, y que cumple una función de medición de tiempo y espacio. Examínense algunos El astro nocturno “sale” de otro espacio para Su cara tiene forma redondeada, brillante e Se quebró uno de los espejos que aclaran el Tantos períodos de tiempo, marcados por el La luna me cuenta que ya no me quieres. La luna es testigo del amor para bien o para Han iniciado una etapa corta pero feliz.
Tu comportamiento es cambiante, similar a los Se comprueba que la palabra luna es una forma consensuada para designar al astro satélite de la Tierra, pero su plena potencialidad significativa se manifiesta en las combinaciones de significados: “astro – movimientos – espacio sideral – salir – entrarse”, “superficies redondas y brillantes”, “detonante y testigo Synergies Chili n° 8 - 2012 pp. 95-106
de intimidad amorosa”, “períodos de tiempo constante y uniformemente reiterados” o “espacio lejano desconectado de este mundo real”. Palabras como avión, sombrero, árbol, palanca o nube son también formas consensuadas para designar entidades con un alto grado de notoriedad, pero su potencialidad les permite participar en enunciados como los siguientes: Tu negativa me echa abajo el avión, Ese cargo es un sombrero muy grande para Raúl, Todos los días hay que regar el árbol de la vida, ¿Con qué palanca podemos echar a andar este país?, Hay demasiadas nubes en el horizonte económico, en los que se activan los significados “el sueño de volar”, “una dimensión desproporcionada para una cabeza o para cierta capacidad profesional”, “un ser vivo que necesita cuidados”, “un mecanismo que conecta o desconecta una maquinaria” y Lo esencial es que ninguna palabra tiene un significado único, ni preciso ni definitivo; por otra parte, aunque un enunciado comunicativo conste de una sola palabra, ésta aparece en relación con otras que se callan, se elipsan o se infieren. Más aún, la o las palabras que aparecen en los enunciados se motivan tanto en virtud de lo que se quiera significar como en virtud de otras consideraciones que llevan al hablante a hacer transformaciones basadas en analogías y transposiciones. Así, el enunciado Café, dicho por un cliente, provoca la réplica ¿Chico o grande?, por parte del garzón de restaurante, o ¿Paquete o tarro?, por parte del vendedor en un almacén; el cliente ha callado las expresiones Sírvame y Véndame, el garzón ha elipsado Envase (o taza) y el vendedor ha inferido Comprar. Por otra parte, un enamorado que entrega una flor a su amada diciendo Una rosa para una linda rosa hace una analogía entre su novia y la flor y, a la vez, hace la transposición del término de alto grado apreciativo para una linda rosa en vez del término neutro para ti. Los procedimientos de analogía y de transposición están en la base del uso de las palabras. En este respecto, la analogía se focaliza en parcialidades, como en la expresión carita de luna, en tanto que la transposición afecta a la totalidad, como en la expresión una linda rosa: en el primer caso, la cara y la luna comparten rasgos, en tanto que, en el segundo caso, la equivalencia es total. Parece que estos procedimientos afectan en mayor medida a las palabras derivadas que a las palabras madres, debido a que diversas palabras derivadas de una sola palabra madre se especializan para destacar ciertas analogías y Las palabras en las creencias y en la cultura Palabra madre Palabras derivadas Procedimiento
Rasgo actualizado
Se desprende que los procedimientos de analogía se pueden glosar con expresiones como parecer, ser (hacer, actuar) como, comparar(se) con, y los de transposición, con ser, equivaler, identificar con, representar. Vale decir que la combinación de palabras más básica se apoya en dos ecuaciones básicas: la analogía se resume en “A es como B”, y la transposición, en “A es B”. Lo esencial es que la analogía toma variadas formas de expresión, mientras que la transposición se reduce al verbo ser y a algunas formas que lo implican. Para el primer caso, aparecen enunciados como Raúl es como jefe, se porta como jefe, se las da de jefe, es un jefe, se cree jefe, etc., y, para el segundo caso, solo actúa el verbo ser, explícito o implícito: Raúl es el jefe, mi jefe (“el jefe de mi grupo”), ese jefe (“el jefe que tiene ciertas cualidades”). 2.1 Las palabras conllevan poder
No hay duda de que las palabras ejercen poder, ya que su uso en la comunicación está pautado para obtener una reacción, pero ello no significa que las palabras posean un poder intrínseco. El poder que tienen las palabras se ha derivado desde variadas fuentes, entre las que se destacan: a) las cosas, fenómenos y actos de alto impacto en el entorno, como padre, hogar. tsunami, araña, cazar, sin, bello, lejos, sordera, contra, ídolo, aquel, etc., b) los entes y espacios desconocidos del entorno, que se postulan, se presienten o se imponen, como Synergies Chili n° 8 - 2012 pp. 95-106
hada, diablo, cielo, averno, paraíso, condenar, salvación, etéreo, olimpo, etc., c) las jerarquías, referidas a situaciones o a personas, como jefe, patrón, juez, reinado, liderazgo, presidencia, mandar, mediar, premiar, castigar, etc., d) las calidades y dignidades sociales, como Papa, párroco, pastor, senaduría, rectorado, profesión, etc., e) atuendos y marcas exteriores de relevancia social, como purpurado, uniformado, policía, arrestar, bautizar, etc., f) situaciones y condiciones que despiertan apreciaciones de amplia aprobación o de alto rechazo, como felicidad, riqueza, muerte, agradecer, asesinar, triunfo, fracasar, etc. Sin embargo, hay que precisar que el poder de las palabras consiste en la instauración de un esquema consensuado que se concentra en un ámbito conceptual, implicando la inclusión de cierta red léxica y la exclusión de otras; si se instaura la palabra amor, se implican las palabras referidas a conceptos como “amar”, “enamorar”, “acariciar” o “proteger”, y se segregan aquellas referidas a “maltratar”, “descuidar”, “exponer al peligro” o “abandonar”. A veces, también, ciertas palabras aparentemente anodinas se revisten de poder por efecto de contraposición con otra palabra, como en el caso de enunciados como Ayer llegué de Lima a las cinco opuesto a Ayer llegué a Lima a las cinco. La verdad es que, en los hechos, el poder de las palabras se revierte en las palabras del poder de quien las emite, ya sea en su nombre o en nombre de una potencia moral, política o económica. El grado de idoneidad del locutor insufla poderío a sus palabras, al punto que se logran enervar tanto las réplicas como los actos contestatarios, llegando a veces a la sumisión más profunda; pero, la mayor parte de las veces, los locutores solo son idóneos en ciertos grados y en ciertos campos, lo que se traduce en intercomunicaciones que oscilan entre las negociaciones colaborativas y los antagonismos a ultranza. En resumidas cuentas, las palabras son los vectores, en primer lugar, del poder de los esquemas consensuados que regulan los comportamientos de personas y cosas en los entornos sociales y, en segundo lugar, del poder de posicionamiento del locutor, por lo que el poder de las palabras in situ resulta de un componente 3. Las creencias son veracidades consensuadas para la conducta
La adhesión a ciertos cuerpos de afirmaciones referidas a esquemas explicativos de situaciones demasiado complejas, e incluso misteriosas, forma parte de las creencias de la gente y de las comunidades. Obedecen a respuestas acerca de la relación de causa-efecto entre lo conocido y lo desconocido, ya sea frente a orígenes, destinos, resultados o propósitos. Se formulan mediante enunciados declarativos y asertivos, centrados en palabras de alto poder, como Dios es el principio de toda cosa, Este modelo económico va llevarnos a la ruina, Los hombres nacen buenos pero la sociedad los corrompe, Hemos sido creados para sufrir y penar, etc. Es decir, las creencias son esquemas consensuados, a veces muy difusos, que se amoldan en formas lingüísticas a manera de significantes y cuyos significados tienen vocación de verdades (i.e. veracidades). Además, algunas se plantean como absolutas e indiscutibles, como es el caso de los dogmas religiosos y de ciertas conductas penadas por las leyes, mientras que otras presentan grados de propensión y márgenes de tolerancia; compárense las afirmación dogmática Dios ha creado al hombre a su imagen y semejanza con Las palabras en las creencias y en la cultura Era muy joven cuando falleció, que surge de la creencia “las personas no deben El paralelismo de las creencias con las palabras se hace evidente: i) la palabra es una unidad consensuada y la creencia es un esquema consensuado, ii) la palabra es un significante de soporte fónico y la creencia es un significante de soporte enunciativo (uno o más enunciados básicos), iii) la palabra es un significado de referencia o relación y la creencia es un significado de persuasión o de precepto. Pero, la relevancia de las creencias en el mundo de los hombres ha llevado a crear significantes de creencias, tales como íconos, logos, cruces, banderas, formas estructurales o arquitectónicas, etc. Cada modelo socio- económico, cada iglesia, cada grupo esotérico, cada organización partidaria o cada gestión humanitaria, crea uno o más significantes que lo identifiquen y los distingan de otros, tales como la suástica y la hoz y el martillo, en el plano político, o la cruz y la media luna, en el plano religioso. El poder o la fuerza de las palabras que constituyen el significante de las creencias no basta para validar e imponer a estas últimas, razón por la cual los sistemas de creencias implementan organizaciones, jerarquías, espacios, ritualidades, modos y atuendos de exteriorización e, incluso, actos y ceremonias de iniciación. En esas condiciones, los representantes y los voceros de esas creencias son mucho más que ellos mismos, pues llegan a tomar posturas, maneras y vestimentas relevantes, lo que explica la fuerte carga semántica de palabras como obispo, rabino o pastor: “persona de tal organización, de tal jerarquía, con tales modales y con tal vestimenta”.
El hecho crucial es que las creencias se socializan y crean mundos de identificación centrípeta y de diversificación centrífuga, logrando, en ciertas circunstancias, una jerarquía vertical, con una instancia de sumo poder y una modalidad de extrema sumisión. Más aún, en ese contexto, se instaura una institucionalidad en la que los actos y las creaciones se pautan de acuerdo a las creencias, lo que revierte en una cultura impuesta y controlada por creencias. Se instaura, así, un modelo de libertad dentro de los cánones de identificación centrípeta y, a la vez, otro modelo de represión para evitar las exageraciones 4. La cultura es el conjunto de actos consensuados para la convivencia.
La cultura se puede considerar como el conjunto de patrones de conducta que adoptan personas y grupos en el seno de la sociedad; se manifiesta en los actos y los resultados de esos actos, sea como modelos aceptados, apreciados o rechazados. Recurriendo a las dicotomías que se han desarrollado en los estudios sociales para distinguir lo virtual de lo actual, se podría afirmar que los patrones de conducta culturales se ubican en el plano de la virtualidad, de las competencias o de las capacidades, mientras que los actos y las obras corresponden al plano de la actualidad, la performance o el rendimiento. Así, el patrón “saludar a las personas” se actualiza en el acto del saludo o en la ausencia de ese acto, pero ese acto puede tomar significantes variados (estereotipado o creativos), dependiendo de la significación que se quiera Synergies Chili n° 8 - 2012 pp. 95-106
actualizar (formulismo social, amistad, reverencia o ironía). El encuentro con un vecino activa el patrón del saludo, pero su actualización se manifiesta con uno de los significantes activos o con el significante cero, los primeros con el significado de iniciar o continuar una relación, y el significante cero, para rechazar, discontinuar o cerrar una relación.
La función de las palabras en la cultura es la de encapsular, en significantes lingüísticos, tanto los patrones de conducta como los actos que los manifiestan, a objeto de asegurar la intercomunicación eficaz entre las personas y los entes sociales. Por su naturaleza misma, los patrones de conducta toman significantes extensivos, aplicables a innumerables referencias, como justicia, libertad, desarrollo, mejorar, dialogar, trabajar, programar, hermoso, conveniente, promisorio, eficaz, etc., mientras que los actos y las obras toman significantes intensivos, aplicables a referencias concretizadas en el campo de un patrón de conducta, como sentencia, prisión, fracaso, optimizar, discursear, aserrar, iniciar, clásico, sano, campeón, nulo. Se produce así, en la comunicación, un juego de alternancia entre las palabras intensivas y extensivas que favorece las intenciones de los locutores, porque la vaguedad de un patrón de conducta permite estrategias comunicativas más dúctiles que la precisión de los actos y las obras. Por ejemplo, durante una campaña electoral, ciertos candidatos, que se posicionan como estadistas, ofrecen justicia, libertad y desarrollo para acceder a una sociedad hermosa, promisoria y eficaz, en tanto que aquellos que se definen como regionalistas prometen soluciones concretas, como un aserradero, optimizar el sistema de riego, implementar una regulación sanitaria En efecto, la palabra justicia remite a una escala de grados (“más justo, menos justo o muy justo”), por lo que el eslogan Justicia para los pueblos autóctonos no precisa si es más o plena justicia, si es una mejora del sistema judicial, si es un sistema judicial paralelo o si se trata de medidas de integración social; por su parte, la palabra sentencia remite a una decisión judicial normada y ejecutoriada por el aparato del Estado, consistente en un castigo que va a afectar la libertad o el patrimonio de alguien. Es decir, las palabras de la cultura se integran en redes léxicas en virtud de su cualidad de difusión: las más difusas se controlan, para los significados que se expresan, combinándose con otras menos difusas y, a mayor cantidad de palabras poco difusas, mayor será la delimitación del campo de significado. Justicia se controla con tribunales, policía, sentencia, etc., para el significado “control legal de las conductas”, con integración, recursos, beneficios, etc., para el significado “reconocimiento social”, o con autonomía, co-gobierno, indemnizaciones, etc., para el significado “autonomía de gestión”. 5. Conjunción de palabras, creencias y cultura
Las palabras son los vehículos de las creencias y el registro de la cultura, por lo que, en todas las instancias de la comunicación, palabras, creencias y cultura no se pueden desligar unas de otras. El caso extremo de la palabra Dios demuestra que una palabra puede actuar, a la vez, como una creencia y como una cultura, por efecto de los procedimientos de analogía y de transposición; así, en la Las palabras en las creencias y en la cultura expresión Dios proveerá, la palabra Dios se entiende como “la deidad”, como “una mediación” o como “alguien análogo a la deidad”, mientras que, en la expresión Dios es amor, puede referirse al “gran hacedor”, a la creencia en Dios o a un comportamiento cultural. Ello se debe a que las palabras del idioma conllevan significados polivalentes y difusos que, por un lado, necesitan precisarse apelando a otras palabras, así como a entornos externos conocidos y consensuados, y, por otro lado, pueden someterse a la analogía y a la transposición. Si bien la palabra botella trae a la mente ese contenedor de líquido tan común en la vida de cada cual, su significado hace alusión a su forma, a su función y a cierta dimensión cultural: cuerpo de botella, cara de botella, botado como botella, se ha caído a la botella, está botella dan cuenta de los rasgos de forma, brillantez, desvalorización, vicio asociado y situación amorosa desmedrada (por asociación paronímica con botar); pero, además, por analogía, se puede tratar a su pareja como mi botellita de perfume (“regalo agradable”), mi botella de ambrosia (“el néctar más preciado”) o mi botella de licor (“halo embriagador”). Demás está decir que la gentileza reside en el contenido y no en el contenedor y que tratar a alguien de “botella” es una La conjunción de las palabras con las creencias y la cultura resulta de un proceso de coordinación: las palabras encajan en las creencias y, de allí, derivan los actos y las obras de la cultura; pero, se produce una propensión a la subordinación de unos respecto de los otros. En efecto, las cosas y los actos de la cultura obedecen a las creencias y se nombran mediante las palabras, creando esquemas como “Dios – crear – universo”, “hombre – honrar – a Dios – orar – templo”, “persona joven – no morir”, “buena gestión – ausencia de crisis”, “mayor democracia – aumento de desorden social”, etc.; el primero de estos esquemas se plasma en el enunciado El universo ha sido creado por Dios, implicando así que “todos somos creación de Dios”, lo que da al segundo esquema el carácter de corolario del primero, en el que se ha integrado “el templo” cuya gestión está a cargo de personas. En estas condiciones, la cultura se subordina a las creencias, dando a las palabras la funcionalidad de mediadoras y de portadoras del poder de unas personas sobre otras; las palabras del “experto” – auténtico o sedicente – condicionan las reacciones y hasta modifican las creencias de los “no expertos”. Es decir, la fuente de donde emanan las palabras impregna a esas palabras con su poder cultural, el que se ostenta mediante atuendos, objetos, construcciones, íconos, historias y un copioso aparato de buena imagen; piénsese en fuentes poderosas para el sector cultural que ocupamos los latinoamericanos, como Wall Street, El Pentágono, El Vaticano y Su Santidad, para limitarnos a dos campos constituidos por fuertes 6. A manera de cierre
Al nacer, los hombres y las mujeres vienen hacia las palabras y pasan toda su vida viviendo entre las palabras. Se diría que todos llevan sus vidas en las palabras y con las palabras, y no son pocos los que viven en las palabras y de las palabras, puesto que ellas son vitales, nutrientes, dinamizadoras, aquietantes, inquisidoras y liberadoras; pero, sobre todo, son sagradas, en el sentido de que Synergies Chili n° 8 - 2012 pp. 95-106
hay consenso en que “eso no se toca”. La vida de un intelectual es un andar entre palabras, vocablos, versos, dichos y textos; su vida es un largo decir, un constante oír, un ir y venir por entremedio de constelaciones de palabras. Sin ellas no habría proyectos, no haría sueños y no habría temas, porque ellas son las creencias de cada cual y la cultura de todos. Bibliografía
Foucaud, Michel (1971) Las palabras y las cosas. Buenos Aires, Editorial Siglo XXI.
De Saussure, Ferdinand (1974) Cours de linguistique générale. Édition critique préparée par Tulio de Mauro, Payot, Paris.

Source: http://ressources-cla.univ-fcomte.fr/gerflint/Chili8/patricio_moreno2.pdf

trbchemedica.com.ar

es de aproximadamente 300 ml/minuto, excede el ritmo de filtración glomerular normal de 120 ml/ MICROBIOLOGÍA. Infecciones respiratorias bajas (moderadas y suaves): Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae, En caso de infecciones comunes, debe considerarse la severidad y naturaleza de la infección, la Se han informado convulsiones en pacientes que recibieron el producto. Con la administ

Gsa aus news release 9 jun 201

Media Release Link Market Services, Equiniti and Tricor Form Global Share Alliance Australia’s premium provider of registry, technology, investor analytics and employee share plans, Link Market Services Limited (Link), announced today it has signed a strategic alliance with UK company Equiniti and Hong Kong based Tricor to deliver a market leading technology and financial services o

Copyright © 2010-2014 Pdf Pills Composition