Farmacia italiana online: acquisto cialis in Italia e Roma senza ricetta.

Microsoft word - morosycristianosbayarque.doc

Historia y tradiciones de Bayarque
Anexo I
Relaciones de Moros y
Cristianos de Bayarque
1
Historia y tradiciones de Bayarque
Relación de la conquista de Bayarque, del
robo sacrílego de los Santos Patronos y
de la Reconquista de los Cristianos.
Fiestas Patronales. Primer Domingo de Octubre.
Bayarque
INDICE
I.
De la conquista de Bayarque por los moros
( Sábado por la tarde )
II.
Del robo sacrílego de los Santos Patronos
( Domingo por la mañana )
III. De la reconquista de los cristianos
( Domingo por la tarde )

Personajes :

1. General cristiano ( a caballo ).
2. General moro ( a caballo ).
3. Embajador cristiano ( a caballo ).

4. Embajador moro ( a caballo ).
5. Niño moro 1º.

6. Niño moro 2º.
Figurantes :
1. Sargento cristiano ( abanderado o ayudante ).

2. Sargento moro ( abanderado o ayudante ).
3. Espía cristiano.
4. Espía moro.

5. Escuadra cristiana.
6. Escuadra mora.
7. El pueblo.

2
Historia y tradiciones de Bayarque

I.

De la conquista de Bayarque por los moros
( Sábado por la tarde )

ESCENARIO :

En la plaza de arriba ( la del Ayuntamiento ), un escenario situado al
fondo simula un castillo (1). Delante dos tarimas bajo dos arcos vestidos
de ramas verdes, para ubicar las imágenes de Nuestra Señora del Rosario y

de San Antonio de Papua, Santos Patronos de Bayarque.
En el lado izquierdo y puesta de cara al Ayuntamiento está la escuadra
mora; enfrentada a ella, la cristiana.


El pueblo se sitúa rodeando la plaza y dejando libres las imágenes y el

centro de la misma, que hace de escena.
Dos caballos aguardan en el callejón del Altillo ( junto al castillo ) al

bando cristiano; otros dos dispuestos en la calle Real esperan al moro.
PROCESIÓN :
Las dos escuadras ( a la izquierda la cristiana y a la diestra la mora ) salen

en fila del castillo la primera tarde, tras las banderas y ante el tambor,
para buscar a generales y embajadores en sus casas. Después se dirigen a la

iglesia para traer a hombros las imágenes, que se posan en la puerta del
castillo y ante el pueblo.


DESFILES Y JUEGO DE BANDERA :


A continuación, desde la calle Real y a redoble constante de tambor
desfilan en hilera ( con banderas en los extremos ) los generales ( en el

centro ) y embajadores a su lado, mientras los dos espías arrean con sus
cachiporras de trapo al público para dejar hueco en la escena; van vestidos

de mamarrachos y bromean constantemente ( 2 ).
Todos, banderas y espadas se postran y rinden homenaje al llegar a las

imágenes, para volver caminando hacia atrás hasta el punto de partida.
Seguidamente vuelve a hacer el mismo desfile el bando cristiano con su

bandera. Hecho esto juega la bandera el sargento cristiano, sin que pare el
redoble de tambor, y haciéndola ondear con movimientos circulares

puestos de pie, de rodillas y tumbado. Junto con la bandera salen los
espías, que se lían entre sí y bromean con el pueblo espectador. Tras el

remolino y el toque de corneta, que pone fin al juego de bandera, sale del
castillo, a caballo, el bando cristiano, situándose frente a las imágenes.


( 1 ) Según los más viejos, desde hace unos 60 años no se hace castillo de madera.
( 2 ) Eran dos viejos estrafalarios. Desde hace unos veinte años solo salen
esporádicamente.

3
Historia y tradiciones de Bayarque

General cristiano.-

Escuchad bajo este cielo
De Dios la omnipotencia
y a nuestros Patronos
rindamos obediencia.
Hinquemos la rodilla en el suelo,
ante nuestros Patronos,
que son nuestro consuelo.
( Baja de los caballos el bando cristiano, postrándose de rodillas ante las imágenes ) Salve a ti, Señora,
cuál árbol en flor,
tus ramas bienhechoras,
extendidas, aplacan
el llanto y el dolor.
Desde el alto cielo
fuiste del mundo
celestial consuelo.
Tú, que mis votos escuchar quisiste,
cuando el genio del mar se veía
una ola abrasadora detuviste
que en sepulcro los pueblos convertía.
Tú, que nos viste en el templo santo
copiosos derramar el lloro ardiente,

implorando tu gracia bienhechora,
las gracias recibid , Señora.
Ahora este pueblo de Bayarque, con sus hijos,
a tus plantas se postra en este día
y las miradas, con los ojos fijos,
te dirige doquier con alegría.
Y con ternura, sus buenos hijos
a sus patronos aclaman a porfía.
Recibid, Señora bondadosa,
como prenda de amor, el alma mía.
( Sube a sus caballos el pueblo cristiano ) ( Dirigiéndose al pueblo ) ¡Valerosos soldados, descansad!
y hasta que los centinelas no nos muevan
gocen nuestros campos de la paz.
4
Historia y tradiciones de Bayarque

Embajador cristiano.-
( En diálogo con el general cristiano )

¡Ah del soberbio castillo
donde existe la gran guardia!
Atended, mi general:
sabed que son las noticias,
que no sabemos fundadas,
que aquel monarca argelino
una expedición prepara
para conquistar, si puede,
la invicta nación de España.
Dispuse se establecieran
unas guardias avanzadas;
que recibieran noticias
los vigías de las playas;
se pusieran al corriente
si acaso desembarcaba
alguna fuerza argelina
en algún punto de España.
Cuando vi un hombre violento,
con ligereza marchaba,
diciendo tenía que daros
noticias de alta importancia,
y no pude conseguir
que a mí me las confiara.
General cristiano.-
Esta bien, mi capitán,
que a mi presencia lo traigan,
que tal vez conducirá
algún pliego de importancia.
Y tú, bravo capitán,
tú, que en todas mis campañas
siempre has sido el confidente
de mis invictas hazañas;
cuando en los partes de guerra
nos llamaban a combate,
¿no eras tal vez el primero
para marchar adelante?
¿Estás ahora orgulloso
al ver a tus fieros soldados?
5
Historia y tradiciones de Bayarque

Embajador cristiano.-

Sin embargo estoy quejoso,
os lo digo avergonzado.
General cristiano.-

¿Qué queja puedes tener?
¡Dímelo con diligencia!
Embajador cristiano.-

Sabedlo si os empeñáis:
Nuestra gran reina Isabel
en su testamento ordena
que haya guerra sin cuartel
contra la gente agarena.
Que España no podrá llamarse
nunca una gran nación,
dice, con gran razón,
si al África se encadena.
Tanto jefes como tropa
todos quieren guerrear,
y el África conquistar
para aumentar su corona.
Sentimos con gran dolor
que con tan bravos valientes
nunca se ponga el sol
sin que ciña nuestra frente
el laurel del vencedor.
Y conquistaremos África
sin mengua de nuestro honor.
General cristiano.-
Con placer te he estado oyendo.
Abriga firme confianza,
que allí donde entra el sol
también entrará mi lanza.
Embajador cristiano.-

( Dirigiéndose al tambor : )

¡Ayudante!
Que se redoblen las guardias,
y los vigías del castillo
6
Historia y tradiciones de Bayarque
estén alerta y en armas.
General cristiano.-

¡Alarma, soldados!
¡Alarma, soldados!
¡Corred a las armas
ufanos de gloria!
Que nunca se gana
ninguna victoria
si el pueblo que mira
feliz este día,
gozoso de gloria,
no lucha a porfía.
¡Con fe peleemos,
cual bravos cristianos!
Nada importa que en campos y llanos
legiones de moros vomiten las playas,
que nunca en España
tendrán sus viles esclavos
la gente canalla.
¡Alarma, soldados!
¡Alarma, soldados!

¡Corred a las armas,
y a esos villanos
hagamos pedazos!
( Entra en la plaza el embajador moro )
Embajador moro.-
( Dirigiéndose al embajador cristiano, el cual se

¡Centinela!
Embajador cristiano.-

¿Quién vive?
Embajador moro.-
¡Turquía!
Embajador cristiano.-
¿Qué gente?
Embajador moro.-
7
Historia y tradiciones de Bayarque
Un embajador
de las tropas del Gran Señor.
Embajador cristiano.-

Aguardad en este sitio
que pronto volveré yo,

diciendo lo que habéis dicho
al general, mi señor.
( Se vuelve hacía el bando cristiano ) ¡Mi general!
Un embajador del bando moro
ahí espera y aguarda
diciendo le deis licencia
para escuchar su embajada.
General cristiano.-

Id, capitán, a escoltarle
y escuchemos su demanda.
¡Alzad las banderas
sobre las almenas de España!
¡Que nunca se queden solas
las guardias y las avanzadas!
¡Soldados! Los bríos moderad
que los leales valientes
han sabido respetar.
Dejemos al moro hablar
y escuchemos su embajada
y, entre tanto,
preparemos el aliento a pelear

( El embajador cristiano acompaña al moro hacía el

general cristiano )
Embajador moro.-

¡Alá te guarde, cristiano!
General cristiano.-

Y a ti el gran Dios que venero,
que es lo único verdadero
que te ofrezco en esta tarde.
8
Historia y tradiciones de Bayarque

Embajador moro.-

Préstame, pues, atención,
caudillo ilustre, esforzado,
a quien el cielo ha dotado
de sagaz penetración.
Ya sabes que ha pocos años
quedó esta tierra encantada,
y de la ilustre Granada
nos lanzaron con engaños;
y que ningún descendiente
del profeta justiciero
nunca en la lid fue postrero
ni dejó de ser valiente.
El señor rey don Fernando
Y doña Isabel, su esposa,
tan bella como ingeniosa,
sus gentes acaudillando,
felices nos arrojaron,
osados nos envolvieron,
y luego que nos vencieron
del país nos descartaron.
Hospitalidad debida
nos dio el África en su seno,
y de tal despecho llenos
muchos perdieron la vida.
Cada día que pasaba
-nuestro pesar aumentando-
nos estaba recordando
a Andalucía encantada.
Juramos, con luna nueva,
con delirio apasionado
y con acento extasiado
a nuestra tierra volver.
Jefe valiente elegimos,
nuestras lanzas aguzamos,
los puñales afilamos
y cien naves construimos.
En las arenas entraron,
donde ondeó nuestra bandera
y la gran torre altanera
de otros castillos tomamos.
¡Oh! Los pueblos a porfía
por doquier hemos pasado
hermanos nos han llamado
como fuimos otro día.
Así pues, de este castillo
las llaves necesitamos;
por las buenas las tomamos
9
Historia y tradiciones de Bayarque
u os pasamos a cuchillo.
En fin, yo os empeño mi palabra
que las tropas africanas
serán dueñas de la villa,
de sus haciendas y casas.
y lo que es más, general,
llevaremos prisionera
esa imagen que veneras,
que dices fue madre sin mancha
y, sin obra de varón.
quedóse Virgen intacta.
Muley Zelim, mi señor,
a decir esto me envía;
esto os pido en este día
sin otra contestación.
¡Vive Alá! Si eres osado
y a mi razón no te avienes,
tú, con la gente que tienes
quedarás descuartizado.
General cristiano.-
Ve y dile a tu general
que desprecio su arrogancia,
que nunca pueden
los bravos castellanos
transigir con esclavos mahometanos.
Que si quiere evitar que sangre humana
riegue los campos y aumente el río,
deje este valle y país amenos
y retire sus tropas mahometanas.
Que nos deje la paz que disfrutamos
en esta hermosa y deliciosa tierra,
que nosotros tampoco con la guerra
al África feroz atropellamos.
Que si busca los placeres
con que el cielo dotó a la Andalucía,
sólo encontrará a la patria mía
en leones convertidas las mujeres.
Que la España inmortal del Gran Pelayo
no puede consentir los opresores,
y por eso lanzó a los invasores
desde este suelo hasta el Moncayo.
Que si pudo la morisma zambra
algún día después pisar la tierra
tremolando el pendón de la impía guerra
sobre el altivo castillo de la Alambra,
allí probaron la ruda lanza
y de Fernando el Católico los bríos;
El Darro y el Genil fueron los ríos
testigos mudos de la atroz matanza;
10
Historia y tradiciones de Bayarque
el grito que se oyó en los patios lares
fue un grito universal, horrendo,
y después de transcurridos muchos años
Os fuisteis a ocultar bajo otro cielo.
Di a tu general que allá se vaya.
Que no profane nuestro patrio suelo;
y antes que otro sol brille en el cielo
que embarque sus legiones en la playa.
que si quiere, como fin de fiestas
esperar con sus huestes en el llano,
allá irán mis intrépidos soldados,
a llevar con sus armas la respuesta.
Embajador moro.-

Cristiano, si conocieras
de los árabes los bríos
excusarías esa campaña.
General cristiano.-
Si conocieras tú la ardiente saña
y el valor indomable de los míos

huyeras antes de la altiva España.
Somos pocos, sí, pero valientes.
Esas turbas de morisma gente
sólo saben lidiar con el pillaje;
esos turbantes de negresco tiempo,
esos arneses y oriental ropaje.
de adorno servirían a los caballos
que montan mis intrépidos soldados.
Embajador cristiano.-

( Dirigiéndose al embajador moro )

Ten un poco de paciencia,
que quiero dirigirte
cuatro palabras
si mi general me deja.
General cristiano.-
Sé lacónico en tus palabras, capitán,
que el tiempo vuela
y mi sangre está anhelando
batallar con gente necia.
11
Historia y tradiciones de Bayarque
Embajador cristiano.-

Villano embajador, y más villano,
que más sirves para fiera que de humano.
Por las cosas más santas y sagradas
la indignación en mí se encierra:
hoy te exijo y te respondo en cruda guerra
que, yendo con nuestros Santos,
nada os tememos, moriscos africanos.
Embajador moro.-
( Despreciando a los cristianos y dirigiéndose hacia

la entrada de la plaza, donde está el general moro : ) ¡Guardias, venid!
que ya mi general espera
con afán vuestro homenaje,
y con su bravo coraje
comenzasteis ya a temblar.
( Entra en la plaza el general moro reflexivo y oteando el panorama del castillo, en medio del público : )
General moro.-

En esta villa se admira
otro castillo eminente
que a las nubes desafía
y con el cielo compite.
¡Ah del alcázar cristiano!
que dicen que dentro tiene
el encanto de las dichas
y el triunfo de los laureles.
Salid aquí, castellanos!
que os llama el moro más fuerte
que en sí concibiera Marte;
¡rayos, volcanes contiene!
( Divisa al general cristiano, y hacia él se encamina Hoy serán tristes despojos
tus almenas y copetes,
de mi furia y de mi rabia,
y de mi brazo tan fuerte.
Hoy la violencia en el fuego
12
Historia y tradiciones de Bayarque
de mis tiros y mosquetes
hará cenizas tus campos
y polvo tus chapiteles.
Hoy verás de mis profetas
vengadas las nobles leyes
en esos ídolos queridos
que en tanta estimación tienes.
Preséntate a lid sangrienta,
que yo en Mahoma fiado
destrozaré tu castillo
y quedarás derrotado.
Mahoma ha de ver hoy
si puede tanto el Dios de los cristianos
que sepa defenderte
de mi alfanje y de mi brazo.
Comprender debes, cristiano,
que hoy se cifra mi alegría
en cautivar a los Santos
que están en tu compañía.
No creas, en mi presencia
con la victoria contar
que, dentro de mis legiones,
soy la lava en el volcán;
con ella arraso los campos
y causo la mortandad;
siembro el terror y el espanto
cuando a mis plantas está.
Soy cual tigre en el desierto,
me gusta despedazar,
y gozo cuando de sangre
los campos veo regar.
General cristiano.-

Muley bárbaro y soberbio,
que con tan brava arrogancia
de un país extraño vienes
a asustarnos con palabras.
Pronto en mi espada verás
la réplica de tu saña,
tus medias lunas, postradas,
y por el suelo arrastradas
las hallarán mis soldados
por trofeos de sus galas.
Más, si quieres ser mi amigo,
desiste de tu facción
y mejor, con gusto abraza
la ley de Dios sacrosanta.
Quizá así me vencerás,
que de otro modo, te engañas.
13
Historia y tradiciones de Bayarque
General moro.-

Impaciente me has tenido
en el tiempo del relato
aunque es corto de tratar
de lucha con los cristianos
¡Sal, cobarde!
¡Sal, aleve!
¡Sal! que te estoy aguardando
por mi valor atrevido,
por mi furor arrestado;
¡salga tu ejército todo!
¡salga tu rey encumbrado!
¡salga el cristianismo todo!
que hoy han de quedar vengados
el Corán y los Profetas
del bien conocido agravio.
Hoy, tirano y enemigo,
aleve y cruel cristiano,
has de profesar mi ley
y has de perder, temerario,
las imágenes que veneras
de la Virgen del Rosario
y San Antonio el Bendito,
en quien confías en vano.
( Dirigiéndose a los moros, esto es, a la mayor parte ¡Venid, moros, los valientes,
pero en armas enzarzadas!
¡Venid a dar la batalla
en este espléndido campo!
Hoy lo verde será rojo
con sangre de temerarios
quien de Mahoma no quiera
seguir de cerca los pasos.
General cristiano.-
( Dirigiéndose a los suyos : )

¡Ea, cristianos valientes!
vencer o morir es fuerza.
¡Por la fe, la patria, los santos,
que Dios nos asista a todos!
Los Patronos por amparo.
¡Ánimo, nadie desmaye,
que hemos de salir con lauro!
14
Historia y tradiciones de Bayarque
General moro.-
( Dirigiéndose a los suyos : )

¡A las armas, sarracenos,
que combaten los cristianos!
( Comienza el combate, saliendo los contendientes por la Calle del Pilar y entrando en la plaza por la Real. Las escuadras mora y cristiana disparan la pólvora de sus trabucos ( 3 ). Suenan las tracas. Ya entrando por la plaza forcejean los generales moro y cristiano, quienes hacen chocar sus espadas al igual que los embajadores : )
General cristiano.-

Ríndete a mi fuerte brazo
que es regido por la Parca.
General moro
Hazlo tú, pues no resistes
el golpe de cimitarra.
General cristiano.-

Primero daré la vida.
General moro.-
Yo abriré por donde salga,
la puerta, en tu fino pecho.
General cristiano.-
Mis fuerzas, debilitadas,
se rinden a tu valor,
y ya las tienes postradas.
( Termina el combate con la victoria del bando moro ). ( 3 ) Desde hace unos cuarenta años, desde la Guerra Civil, ni se visten las escuadras ni hay trabucos. 15
Historia y tradiciones de Bayarque

General moro.-

Ya ves cómo eres cautivo
tú y todos tus aliados.
Tus Santos, en mi poder.
Ya no puedes rescatarlos.
Y pienso partir en breve
para al Sultán presentarlos.
Este sólo fin guió
una marcha tan dilatada.
A ti y a todos tus soldados
os concedo libertad,
pues pronto vendréis a buscarnos,
porque no podéis vivir
en faltándoos nuestro amparo,
y al tener nuestra protección
no seréis más tributarios.
Nunca el general valiente
hace sufrir duras penas;
procura ahuyentar la muerte
al que vence en la contienda.
Si en el combate soy fiero
y el exterminio provoco,
al terminarlo soy otro,
respirando compasión:

el primer conquistador
que la Historia nos presenta
esta conducta observó.
Hoy que el Destino me ordena
tus imágenes conquistar
no me he de hacer esperar
los honores de la guerra.
Retírate de este sitio,
jurándome, por tu honor,
respetar las posiciones
que ha decidido el valor.
Si no traicionas mi avenencia
y obedeces mi intento,
a fe de ese juramento
ganarás la recompensa.
Por fin, general cristiano,
de lo dicho has de inferir
que de vencer o morir
es la misión que yo traigo.
( Salen los cristianos de la plaza ) ( Dirigiéndose al embajador moro : ) Edecán, ocupad ese castillo
y respetad lo que contiene.
16
Historia y tradiciones de Bayarque
Con el favor del gran Alá
todo se rinde, nada nos detiene.
El “ bravo “ general de los cristianos
a nuestras plantas humillado viene.
( Dirigiéndose a los prisioneros cristianos : ) Prisioneros de guerra, me miráis.
La consideración hoy os conviene.
Ningún hecho cruel quiero exponer
que ampare el lustre de un ejército
que obtiene
tan señalado triunfo en este día,
precursor de otros mil
que Alá previene.
( Dos niños moros salen gritando del castillo hacia el centro de la plaza : )
Niños moros.- ( 4 )

¡General, mi general!
¡Por Alá, ya somos salvos!
General moro.-

( Bajándose del caballo y abrazando a los niños : )

¿ Cómo fue vuestra prisión,
niños, que en tanto cuidado
ha tenido a vuestros padres
con no saber vuestro estado?
( 4 ) Los niños no salen a escena desde antes de la Guerra Civil, aunque un año, hacia 1.981, una vez recuperados sus textos por uno de los autores de este libro, volvieron a hacer acto de aparición.
Niño moro primero.-

Desde el día que nos cogieron
al castillo nos llevaron.
En mazmorra hemos dormido
y hambre y sed hemos pasado.
17
Historia y tradiciones de Bayarque

Niño moro segundo.-

Todas las gentes cristianas
de nosotros se burlaron.
No contentos con vernos llorar,
después de darnos azotes,
a prisión nos condenaron.
( Se van los niños tras dos cálidos ósculos que reciben del general moro. Este se vuelve con ira hacia el centro de la plaza, de pie : )
General moro.-

La ley de Mahoma, nuestro profeta,
no permite que la inocencia se ultraje
y así, pronto verán el escarmiento
del castigo de mi fuerte brazo,
por haber ultrajado, sin motivo,
la gran inocencia de estos niños.
Y vosotros, compañeros,
id marchando para Marruecos
y Argel, para que en fiestas reales
celebren triunfo tan alto,
y sepan cómo en Bayarque
tienen ya bandera en alto
los secuaces de Mahoma,
esclavos de tantos años.
( Dirigiéndose al embajador moro : ) EdeKán, registrad este castillo
y mirad si tiene dentro
las Imágenes que veneran
los vecinos de este pueblo.
Embajador moro.-
( Señalando a las imágenes )

Aquí tenéis escondida
a la que queríais ver.
Ha de pagar su atentado
con un castigo cruel:
¿las atamos? ¿las aprisionamos?
Decidme :
18
Historia y tradiciones de Bayarque
¿qué hacemos con las imágenes que veis?
General moro.-

¡Atadlas, aprisionarlas!
que son esfinges de palo;
asegurad con cadenas
ese infausto simulacro,
esos ídolos que veneran
torpemente los cristianos,
ya que sus personas mismas
no pueden ser castigadas.
Edekán :
¿estaremos ya tranquilos?
¿podemos cantar victoria?
Juego de Bandera, Procesión y Guerrilla-
Caracola

( Terminada la relación del Sábado, a redoble de tambor, hacen su desfile los moros ante las Im7ágenes para, inmediatamente, jugar la bandera el sargento moro. Salen también los espías que dan dulces a los generales ( 5 ). Después salen las Imágenes a hombros del pueblo y, tras ellas, banderas, bandos y escuadras en dos filas, con el tambor y el pueblo detrás. Terminada la procesión en la iglesia, bajan los moros por la calle Real encabezados por su general vencedor, quien organiza la guerrilla en la plaza. Al final de esta algazara, y en fila, el general moro organiza un desfile en espiral, denominada “la caracola” ( 6 ); al cerrarse, se deslía con estrépito y salen todos corriendo para el convite, que es organizado por los dos Mayordomos de las Escuadras ). ( 5 ) Ya hemos dicho que los espías no están. Ahora, en vez de dulces, por parte de algún espontáneo se les lleva a los generales una bebida ( cubalibre, tubo de cerveza, etc. ) ( 6 ) La caracola y la guerrilla tampoco se hacen desde hace unos veinte años, salvo el año que se recuperan. Fin de la relación del
Sábado por la tarde.
19
Historia y tradiciones de Bayarque
II.
Del robo sacrílego de los Santos Patronos
( Domingo por la mañana )
Sobre el mismo escenario, llega a media mañana la procesión a la

plaza, encabezándola el párroco tras las Imágenes.
Hacen su desfile los moros y se juega la bandera mora con los

espías.
Tras el toque de corneta, entra en la plaza el bando cristiano desde

la calle Real. El general se dirige a las Imágenes, a caballo y con
un devocionario mariano entre las manos ( 7 ) :

General cristiano.-
Soberana Virgen pura,
con vuestro nombre lograr
pudo Hernando del Pulgar
la más gloriosa aventura.
Tal fe de humana hermosura
un largo mote fijó
en el Real, como se vio.
Mas en su mezquita indigna,
por la bondad más divina,
fijaré otro mote yo :
aquel blasón más que humano
Virgen, con que os saludó
Gabriel, cuando os anunció
Madre del Dios Soberano.
He de plantar esta mano
porque su mezquita impía
vea la ciega ironía,
siendo inapropiado infierno
en el que se ensalza el siempre eterno
nombre del AVE MARIA ( 8 )
( 7 ) Este devocionario tampoco es llevado ahora por el general cristiano. ( 8 ) El recurso del Ave María es bastante común en todas las fiestas de Moros y Cristianos del antiguo Reino de Granada. ( Ensalza con las manos el devocionario ) Este blanco pergamino
vuestro blasón puro encierra,
Reina del cielo y de la tierra,
ya que os aclama divino.
¡Y cómo no me encamino
20
Historia y tradiciones de Bayarque

a fijar yo la ocasión,

si la postrera estación
del día, fue la hora pía
en que del AVE MARÍA
se oyó la salutación.
Más, antes que yo me atreva
a hazaña tan singular
muy justo será alabar

a la que triunfó de Eva :
Hermosa Reina del Día,

con gran miedo os llego a hablar,
pues no acierto a pronunciar
un DIOS TE SALVE MARÍA.
No puedo tener desgracia
con tu nombre celestial,
Virgen pura y sin igual,
pues ERES LLENA DE GRACIA.
Del más soberbio enemigo
tú me llegaste a librar,
pero ¡que no he de alcanzar
si EL SEÑOR ESTÁ CONTIGO!
Mil bendiciones adquieres
de los que más te queremos,
y en aquesto nada hacemos
porque Tú BENDITA ERES.
Si a tu Hijo airado vieres,
defiéndenos, Clara Estrella,
Sol Hermoso y la más bella
ENTRE TODAS LAS MUJERES.
Para el remedio absoluto
del Árbol envenenado,
eres planta que ha criado
Dios, y BENDITO ES EL FRUTO.
Al mundo le diste luz,
y después que Gabriel vino,
Huésped santo y divino
fue DE TU VIENTRE, JESÚS.
Mucho hay que decir de Vos,
y lo que más os levanta
es llamaros Virgen Santa,
María y MADRE DE DIOS.
De alcanzar vuestros favores
tengo yo feliz indicio,
que es en Vos piadoso oficio
ROGAR POR LOS PECADORES.
Y para más lograr mi suerte
lo que os pido es, Bella Aurora,
que me asistáis AHORA
Y EN LA HORA DE MI MUERTE.
21
Historia y tradiciones de Bayarque
General moro.-

( Saliendo del castillo con su embajador y

dirigiéndose al general cristiano :) ¿Dónde vas tan arrogante?
Suspende tu furia vana,
perro cristiano y soberbio.
Mira esta florida campiña

poblada de heroicos bríos
y de lumas africanas.
¿Qué atrevimiento es el tuyo?
¿No sabes que este castillo
en dura lucha he ganado
con este alfanje que
tantas victorias ha construido?
¿Cómo no tiemblas al verme?
No me espanta que hagas
juicios tan temerarios
y vengas de mano armada
a restaurar lo perdido,
pues son alientos del alma,
mas son tan pocas tus fuerzas,
son tan escasas tus armas,
que para empezar no tengo.
Y si a la arrogancia fías,
no habrá señal de batalla
pues la plaza es de Muley,
que soy yo el que la defiendo
y no pierdo la esperanza,
el que la vida en campaña
más de mil veces daría
antes de entregar la plaza.
¡Soldados, tocad alarma,
y mueran cuantos cristianos
en este campo se hallan!
¡Oídme, africanos valientes!
tenéis la gloria en la mano,
la ocasión que habéis buscado
para encontrar vuestra fama.
A fuego y sangre ha de ser
el resto de la batalla.
Emplead con los cristianos
las cuchillas africanas.
¡Ea, hijos del valor!
22
Historia y tradiciones de Bayarque
cada alfanje una muralla,
cada moro una centella.
Antes, pues, perder la vida
que entregarles esta plaza.
Alcancemos la victoria
por el Sultán, mi señor,

¡Y muera esta vil canalla!
General cristiano.-

¡Bárbaro, calla!
Suspende tu voz infame.
Vive el diablo que es infamia
sufrir tanta villanía
de tan bárbara canalla
pues, por el Dios que venero
y las Imágenes Santas,
he de poner mis banderas
a son de clarín y caja
en sus eminentes torres,
en sus almenas doradas,
en sus pirámides fuertes
por mi brazo destrozadas,
a pesar de los rebeldes
que siguen secta tan falsa.
Y tomaré este castillo
si esta Reina Soberana
y San Antonio me ayudan;
en ellos tengo esperanza.
Y aquí yo juro por ellos
y las Insignias Sagradas
de esta guarnición que imita
la cruz en donde descansan,
no volver atrás la cara
aunque me hagáis más pedazos
que rayos el sol dispare.
¡Viva la gran cruz de Cristo!
¡Ea, valientes soldados!
¡Ea, nobleza de España!

¡Ea, valerosos guerreros,
a defender la Fe Santa!
Sea un Cid cada soldado,
sea un rayo cada espada;
¡para ahora es el valor!
¡Toca alarma, toca alarma!
y mueran cuantos indignos
en este campo se hallan.
23
Historia y tradiciones de Bayarque
¡No quede ninguno vivo!
¡Perezca esta vil canalla!
General moro.-

Pues con toda tu arrogancia
en parte, cristiano, siento
castigar acción tan brava.
Vete, toma mi consejo.
Si os marcháis lleváis ventaja
puesto que os lleváis la vida;
no despreciéis merced tanta;
que el que pierde una corona

tarde sus vidas restaura
y tú, que tienes la vida
puesta en una balanza,
déjate de esas locuras;
no prosigas, que es en vano.
Si vinieran más cristianos
que arenas tienen las playas,
que flores tienen los campos,
no humillarían este brazo.
Mira que locura, infamia.
En fin, mira bien lo que haces
y no gastemos palabras.

General cristiano.-

Mira, moro, yo no puedo
dejar de tomar la plaza;
o la entregas bien a bien,
o apercíbete a batalla,
que hoy has de probar mis bríos.
No blasones tanto, calla,
que si mis fuerzas son pocas
como dices, las espadas
de mis valientes soldados
sin duda te vendrán largas,
y el campo te vendrá estrecho
para huir de mis escuadras.
Y así no excusemos razones;
hablen los aceros y ardan
en materiales incendios
minas, foso y estacadas.
( Comienza el combate fuera, haciéndose el mismo recorrido que el sábado. Después suenan las tracas y disparan entre tanto sus trabucos las dos escuadras ). 24
Historia y tradiciones de Bayarque
( A la vuelta, haciendo chocar los aceros generales y embajadores : )
General moro.-

¿No temes mi gran valor?
General cristiano.-
¿No temes tú mi arrogancia?
General moro.-

¡Muere, cobarde, a mis manos!
General cristiano.-

¡Muere, atrevido, a mi espada!
General moro.-
¡Guerra Santa!
General cristiano.-

¡Alarma, Alarma!
General moro.-

¡Lluevan centellas de fuego!
General cristiano.-
¡Manden rayos mis escuadras!
General moro.-

¡Viva mi gran Corán!
General cristiano.-

¡Viva la Iglesia sagrada!
General moro.-
¡Viva el profeta Mahoma!
25
Historia y tradiciones de Bayarque
General cristiano.-

¡Viva la Virgen sin mancha!
( Acaba el combate con la victoria del bando moro ). ( Se van los cristianos hacía la calle Real y, al hacerse el silencio, habla el embajador moro : )
Embajador moro.-

Me parece, general,
tener segura la estancia,
y con esa confianza
tranquilo podéis estar;
mas, si vuelven a intentar
venir esos traicioneros,
somos valientes guerreros
para ponernos delante
y que paguen lo importante
esos necios majaderos.
Y, si aceptáis mi proyecto,
me parece conveniente
para tenerlos contentos
en premiar toda la gente;
así los tendréis dispuestos
en todas las ocasiones,
y serán fieros leones
como lo han manifestado
defendiendo vuestro estado
como fuertes campeones.
Yo, de mi parte, os confieso
que este fuerte no dejemos
aunque vengan más cristianos
que hay en todo el universo.
( Cuando acaba la relación, redobla el tambor, hace el desfile el bando moro y se juega la bandera mora, todo ello con los espías. Continúa después la Procesión hasta la Iglesia, donde se dice la misa solemne, con los bandos moro y cristiano junto al altar y postradas las espadas. Tras la misa y desfilando por la calle Real, el general moro organiza la guerrilla y la caracola. Por último, se van al convite las escuadras ). Fin de la relación del
Domingo por la mañana
26
Historia y tradiciones de Bayarque

III.-

De la Reconquista de los cristianos
( Domingo por la tarde )

Sobre el mismo escenario, hecha la recogida de los bandos y

organizada la procesión por las escuadras, a primera hora de la
tarde, con cornetas y tambor, comienzan su desfile los moros y se

juega su bandera, todo ello con los espías incordiando.
Tras el toque de corneta, sale del castillo a la plaza el bando

moro. El general a caballo se dirige a los suyos :

General moro.-
Mis intrépidos guerreros
que dejasteis vuestro suelo
y las alegres orgías;
cruzasteis luego los mares,
provocasteis lúgubre muerte
con valor y sangre fría.
Por vuestro afán y denuedo
premio os voy a conceder;
bien lo merece el valor
demostrado ya a porfía,
entregados los cristianos,
sus patronos, su alegría.
Espero que los tratéis
con distinción e hidalguía,
pues vencedor el contrario
así lo respetaría.
¡Guerreros, viva el Profeta!
¡Que grande satisfacción
y que completa alegría
envuelve mi corazón
y embriaga el alma mía!
Esta primera victoria
ganada en furiosa lid
es precursora de mil
que coronan nuestra gloria.
Si nuestros invictos padres
conquistaron con denuedo
este almenizado suelo,
deber nuestro es imitarles.
¡Hermoso suelo andaluz,
suelo de nuestros deseos,
con que entusiasmo te veo
abatida ya la cruz!
Ya eres nuestro, disfrutemos
cuantos dones nos prodigas,

desplazando las fatigas,
27
Historia y tradiciones de Bayarque
y hoy de tus bienes gocemos.
Entonad himnos de gloria,
que el divino Alá os vea.
Dejad ropajes guerreros,
deponed ya vuestras lanzas,
descansad de las corazas
y al placer nos entreguemos.
¡Cómo hierve mi corazón!
¡Que satisfecho me hallo!
Mío fue el triunfo,
todos lamiendo mis pies.
Mis glorias serán ejemplo
cuando presente en Argel
a la Virgen del Rosario,
a menos que no se advierta
algún criminal esfuerzo
a tiempo de nuestra marcha,
que yo, en verdad, no lo temo.
Mas, mientras llega ese instante,
descansaré un momento.
( Parece dormir sobre el caballo )
Embajador moro.-

Despertad, mi general,
de ese aletargado sueño,
que aquel cristiano soberbio
a quien generosamente
librasteis de cautiverio,
viene esta tarde al pueblo
con numerosos refuerzos.
General moro.-

Edekán, cierto es que duermo,
pero vos soñáis sin duda;
o veis visiones, o es miedo.
Embajador moro.-
Mi general, despertad;
os digo que estoy despierto
pues la realidad he visto,
y cobarde no me considero.
General moro.-
¿En que fundáis tal pretexto?
28
Historia y tradiciones de Bayarque
Embajador moro.-

En que, al practicar la ronda
por el recinto del pueblo,
oí tocar un tambor
en lo alto de aquel cerro.
Dirigiéndome hacia allí
a dos pasos vi un labriego.
Yo le detuve y le dije:
dime, ¿qué grupos son esos?
Él me contestó y me dijo:
“Esos son los castillejos;
todos esos que allí ves
son cristianos verdaderos
que defienden la religión
de Jesús Redentor nuestro;
y esta tarde los veréis
cómo triunfan en el pueblo,
desterrando a los infieles
y a ti, que eres uno de ellos”.
( Reflexionando para sí mismo, habla el general moro: )
General moro.-

¿Es verdad que ese rebelde
y alevoso general
no conoce cuanto debe
y ha formado el vil proyecto
de atacar este castillo
sin tenerme miramiento?
Bien merezco ser vencido
para ejemplo y escarmiento;
pude llevarlo a Argel
cuando, en lugar de así hacerlo
le concedí libertad.
Soy digno de un triste ejemplo;
lo conozco y es, por tanto,
mayor mi remordimiento.
Mas. ¿qué estoy yo discurriendo?
¿No es esta la misma mano
que blandió este mismo acero?
¿No arrastré yo la bandera?
¿No vencí yo al caballero?
¿Cómo puedo discurrir
temores que están tan lejos?
¡No! o vencer, o morir ,
por Alá, el más verdadero.
29
Historia y tradiciones de Bayarque

( Entra en la plaza el embajador cristiano ) .
Embajador cristiano.-

¡Centinela!
( El embajador moro se vuelve hacia el cristiano ) .
Embajador moro.-

¿Quién vive?
Embajador cristiano.-
¡España!
Embajador moro.-
¿Qué gente?
Embajador cristiano.-
Un cristiano embajador.
Vengo a decirle a Muley,
general del gran Señor,
que nos entregue este sitio
y a la que es madre de Dios.

Embajador moro.-

Pues aguarda en este sitio,
que pronto volveré yo
en diciendo lo que has dicho
al general, mi señor.
( Se dirige al lugar donde está el general moro )
General moro.-

¿Qué se ofrece, capitán?
Embajador moro.-
A nuestra guardia ha llegado
un cristiano embajador
diciendo que le entreguemos
a la que es madre de Dios.
30
Historia y tradiciones de Bayarque

General moro.-


( Dirigiéndose al embajador moro : )

¿No sabe que mi valor
le venció en campal batalla?
Pero, en fin, sea lo que fuere,
aquí mi persona le aguarda.
Conducidle a mi presencia
y oigamos su embajada.
( El embajador moro hace señas al cristiano para que se acerque a donde está su general ).
Embajador cristiano.-

Dios os guarde, Muley,
este cristiano que ves
hoy te saluda cortés
como lo manda la ley.
General moro.-

( En diálogo con el embajador cristiano : )

Celebro tu pundonor,
aunque me parece extraño.
Él te guarde muchos años;
explícate, embajador.
Embajador cristiano.-
( Entregando un pliego al general moro : )

General, toma este pliego.
Mira bien lo que contiene;
míralo, que te conviene.
Si no lo ves estás ciego.
Resuélvete, desde luego,
a entregarnos las Imágenes.
No permitáis que se ultrajen,
sobre todo, te lo ruego.
General moro.-

Con gran honor lo he leído,
y me ha dado gran contento
por ser de tanto valor
los patronos de este pueblo.
31
Historia y tradiciones de Bayarque
( Rompiendo el papel bruscamente ) Ahora bien, embajador :
esos castillos y plazas,
esas ciudades y reinos
que me refieres
¿no han sido ganados por los sarracenos
en mil lides sangrientas,
brazo a brazo,
cuerpo a cuerpo?
¿No ha publicado la fama
el nombre de mi valor?
¿No has oído en todo tiempo
de mi nombre esforzado
desde que el sultán supremo,
descendiente de Mahoma,
me puso en el alto puesto
de general de sus armas?
¿Perdieron mis sarracenos
alguna insigne batalla?
¿No os ha servido de ejemplo
ver que en las costas de España
es tanto el terror y el miedo
que tienen a mis banderas
que no hay ciudad ni campo
que no tenga destruido,
sirviéndome de trofeos
tener mis mazmorras llenas
de cristianos prisioneros?
En fin, apartemos las razones,
que no vienen al intento.
¡Escúchame bien, cristiano!
si quieres probar mis fuerzas,
a las armas apelemos.
En ese fuerte castillo
está María, es cierto.
Dispuesto estoy a guardarla;
por dinero no la entrego,
imposible por las armas;
elegir podéis el medio
para que salgáis triunfantes.
Si a batalla estáis dispuestos,
ve y dile a tu general
que en el campo yo le espero,
y si quiere, cuerpo a cuerpo.
¡Toca alarma, que le aguardo!
¡Toca alarma, que lo espero!
32
Historia y tradiciones de Bayarque

Embajador cristiano.-

Dices que aceros y balas
son tu común aliento.
No te muestres tan altivo
ni tampoco tan soberbio,
que has de pagar tu osadía
dentro de muy breve tiempo
si voluntario no entregas
a la que es Madre del Verbo,
Madre de Dios del Rosario
y a San Antonio Bendito,
patronos de los vecinos
de este devoto pueblo.
Teme de Dios el rigor,
mira que es muy justiciero,
y si tú no miras bien
las Imágenes Sagradas,
conocerás el castigo,
y para enmendar tu yerro
has de batirte conmigo.
Contestemos a este pueblo:
que tenga otro quebranto
para quien muera el primero.
Mira que te importa mucho
lo que estoy refiriendo.
Sin librar su cautiverio,
no cesará la batalla,
no descansará el acero.
No tomes como bravatas
lo que te estoy refiriendo.
Sólo la verdad te digo:
que todos a un mismo tiempo
estamos tan obligados
que, si no hubiera otros medios,
en perpetua esclavitud
y en continuo cautiverio
estarían los devotos
por libertar a sus dueños.
Son el amparo de todos:
de afligidos refugio
y de los pobres remedio.
Son como grandes señores
favoreciendo este pueblo,
librándole de maldades
y de accidentes diversos.
Son el alivio y defensa
de los católicos pechos.
Así, te digo con calma
y repito con denuedo,
33
Historia y tradiciones de Bayarque
que hasta darles libertad
no descansará mi acero.
Sólo tu respuesta aguardo:
¿Qué me dices? mas primero
procura mirar por ti
con piedad y con cuidado
dándome lo que te pido.
Ten en cuenta mi consejo:
si mi embajada no aceptas,
mis tropas os cercarán
y os cogerán prisioneros,
y pagarás tu osadía
con todos tus sarracenos.
General moro.-

Embajador,
dejémonos de palabras.
Ve y dile a tu general
que estoy pronto a la batalla,
y le juro por Alá
que en la punta de mi espada
tremolará su cabeza
para triunfo de Mahoma.
Que no aguardo tolerancias
ni reparo el ardor vuestro.
Será, pues, cortando el cuello
al que insulté mi arrogancia.
Embajador cristiano.-

En la falda de aquel cerro
te aguarda mi general,
quien asegura cabal
que vayas a la batalla
previsto para morir
en el filo de su espada;
que sólo llegará a Argel
de ti, la noticia infausta.
Embajador moro.-

Mi general, permitidme vos la gracia
para hablarle a este cristiano
que con palabras nos ultraja.
General moro.-
Puedes decir cuanto quieras,
34
Historia y tradiciones de Bayarque
mas no lo indignes en nada.
Embajador moro.-

Cristiano:
no sabes lo que te dices,
y menos comprendes nada
al mostrarte tan valiente
y con tantas amenazas
delante de mi general,
que jamás le teme a nada,
pues en nombrado a Muley
se estremece todo el orbe
por su valor y su fama.
Tienes poca reflexión,
con tu lengua lo declaras.
¿No le temes a la muerte
ni tu vida estimas nada?
No serás buen caballero
cuando tu señor te manda
a un puesto de tanto riesgo.
¿Eres de los sentenciados
que consienten en morir,
y no temen al sufrir
un tan funesto fracaso?
Dígote, pues , embajador:
si yo fuera general
que mandara en esta plaza,
yo te prometía, cristiano,
no volver con la embajada,
y dentro de muy poco tiempo
quedarías descuartizado.
Ve y dile a tu general
que prepare toda su gente,
que de nada le valdrá.
Y dile más, de mi parte:
que con solo este cuchillo
he de matar más cristianos
que hay en todo el cristianismo;
que si el valor no me engaña
he de devorar más hombres
que trajo el cartaginés
cuando se entregó la España.
Embajador cristiano.-

¡Calla inicuo, irracional!
que me insultan tus palabras,
y de oírlas pronunciar
no me puedo reportar.
35
Historia y tradiciones de Bayarque
Bien podía tu general
sin tanta condescendencia
no haberte dado licencia
para que te presentaras
y de esa suerte insultaras
a un cristiano en su presencia.
Mas te prometo, cobarde,
ya que os valéis de estas trazas,
que esas locas amenazas
las pagaréis no muy tarde.
Dentro de mi pecho arde
un volcán abrasador,
y me conceptúo capaz,
al ver vuestra tiranía
de meterme yo en Turquía
y a vuestra secta apurar
( Baja del caballo para preparar la jura de bandera )
General moro.-
( Dirigiéndose a los suyos )

¡Soldados! los más valientes
que del África han salido,
cuyas hazañas famosas
son admiración del siglo:
No reposen nuestros bríos,
no se aplaque nuestra furia
ni cesen nuestros designios
hasta que vuestros alfanjes,
todos de sangre teñidos,
no hallen cuellos que cortar
de cristianos enemigos.
Ya no deparo en sus treguas,
ni sus paces necesito.
No temo sus amenazas
ni quiero sus armisticios.
¡Ea, soldados valientes,
del vil cristiano enemigos!
Sean alistadas las tropas,
las almenas y castillos,
y con gruesa artillería
se hagan fuertes laberintos.
¡Ánimo, nadie desmaye!
que el fuego de nuestros bríos
han de contemplar los siglos.
Confiemos en Alá
y en Mahoma, que es su amigo,
que hoy no les ha de valer
de sus santos el prestigio.
36
Historia y tradiciones de Bayarque
¡A las armas ya, soldados!
¡No quede un cristiano vivo!
( El bando moro entra en el castillo, mientras hace aparición en la plaza el general cristiano, quien, a caballo, se apresta a la jura de bandera )
General cristiano.-

A una guerra sois llamados
donde el honor interesa,
pues en esa fortaleza
están los moros sitiados.
Puesto que estáis alistados,
se me ocurre un pensamiento,
y es que hagáis el juramento
que hacen todos los soldados.
( El abanderado y el embajador cristianos reciben ¡Abanderado, al frente!
¡Cuatro pasos de distancia!
¡Tú a su derecha, ayudante:
cruza la espada y detente!
¿Juráis a Dios defender
y a su Santísima Ley?
El pueblo.-

Sí, juramos.
General cristiano.-

¿Y vuestra sangre verter
en defensa de los santos
cuya bondad tan inmensa
hoy nos rige y nos tolera?
El pueblo.-
Sí, juramos.

General cristiano.-

¿Y defender la bandera
con decisiones extremas?
37
Historia y tradiciones de Bayarque

El pueblo.-

Sí, juramos.
General cristiano.-
Si así lo hacéis, advertid
que Dios os lo premiará.
Si no, os demandará,
que contra Él no hay ardid.
Ahora debéis venir,
que la Cruz vais a besar,
que ella os ha de librar
de aquesta sangrienta lid.
Así pues, retornad, venid,
desfilad por la derecha,
que la contienda está hecha
y la debemos cumplir.
( Todo el pueblo pasa a jurar la bandera ) ¡Guerreros!
la gloria segura alcanza
al que muera en esta acción.
En Dios poned confianza,
que Él paga en su mansión
con la bienaventuranza.
Si es noble y valiente el jefe
que hay en esa fortaleza,
salga a mi voz sin tardanza,
que quiero que nos de cuenta

de su viaje a esta villa
a interrumpir nuestra fiesta.
No se tenga en salir,
que si cobarde se encuentra
mis balas abrirán paso
y franquearán esa puerta.
¿Estoy hablando con sordos?
¡Ah, de la fuerza agarena!
¡Sal al frente! que un caudillo
que sostiene la diadema
de la nación española
ahora mismo te provoca
para su satisfacción.
¡Sal, cobarde!
¡Vive Dios, capitán,
38
Historia y tradiciones de Bayarque
haz forzar una descarga cerrada
a ver si abren la boca!
Embajador cristiano.-

¡Compañía, granaderos!
¡A diez pasos de distancia!
¡Colocándose, artilleros!
Preparadla bien a tiempo,
haciendo descarga cerrada
por si responden con fuego.

General moro.-

¡Tomad, tomad los aceros,
que el castillo está cercado!
¡Ocupad bien esos puestos!
( Sale, junto con su embajador, del castillo ) ¿Quién es el triste mortal
que viene con tanto empeño
desafiando al Islam
con ese terrible fuego?
General cristiano.-
Quien para hacerte ceniza
le sobra valor y aliento.
General moro.-

( En diálogo con el general cristiano : )

¿No sabes tú, mal caudillo,
pues por eso yo te tengo,
que soy de los españoles
el enemigo más fiero?
¿A qué con esas bravatas?
¿Es que acaso vienes ciego
a meterte en mis dominios

donde una linde de acero
sin duda te cercará
y tu caerás prisionero?
¿Tú no has visto que hasta el Sol
quien sólo ha visto mi imperio,
me saluda con respeto,
39
Historia y tradiciones de Bayarque
y que los montes y cerros
repiten con gran terror
el nombre de SARRACENOS?
¿Tú no sabes que el Califa
dispone de muchas fuerzas
y manda en muchos imperios?
¿Tú no sabes que en Turquía,
en Argelia y en Marruecos
todos tributo le pagan,
y que tiene prisioneros
muchos cristianos que lloran
oprimidos en sus hierros?
Sus carabelas van sueltas
buscando a vela y remos
tus galeras que son pasto
de sus peces, los más fieros.
¿Y tú mismo no meditas
que yo, con sólo el aliento,
si quiero te doy la muerte
en este mismo momento?
Dime, caudillo, ¿quién eres?
¿qué quieres? ¿con que intento
te has metido en mis redes?
General cristiano.-
¡Perverso moro!
Yo sólo vengo a buscar
dos alhajas que tienes prisioneras.
Tú te metiste en Bayarque
cual furioso bandolero.
Has sorprendido mis fuerzas
y, cual lobo carnicero
que se mete en el redil
del indefenso cordero,

aquí apagaste tu sed,
regando este rico suelo
con sangre de mis hermanos.
Dime, basilisco fiero,
si eres noble y caballero,
¿por qué no sales al campo?
Dime, traidor y perverso :
¿para que quieres los santos
que has cogido prisioneros?
General moro.-
Para que me des por ellos
más de cuatro mil dineros.
Y si no me los entregas,
40
Historia y tradiciones de Bayarque
te juro que los echo al fuego.
Eso si quedo contento,
porque si saco el acero
con él los haré pedazos,
que son un par de embusteros.
Sólo Mahoma es Profeta
y a él tenemos por dueño,
pues hace ya muchos siglos
que en un sepulcro de acero
está suspenso en el aire
con ser de bastante peso.
Allá en la lejana Meca
sus milagros son portentos,
y a todo moro le sirven
si en traje de peregrino
va a visitar su cuerpo.
Si quieres hacerte moro,
desde hoy mismo te ofrezco
entregar a ellos tus santos
( Se dirige a “ ellos “, esto es, al resto de los y ser tu fiel compañero.
Yo te daré una corona,
y todo lo que ganemos
te lo cederé con gusto
pues, aunque soy sarraceno,
soy muy leal en mis tratos.
Tu contestación espero.
Si quieres el paraíso
que en nombre de Alá te ofrezco,
muy gustoso te lo doy,
porque Mahoma es su dueño.
Si no quieres renunciar
a ese Dios “ grande “, prometo
que en vez de ser el amigo
despedazaré tu cuerpo.
Vamos, pronto, ¿qué resuelves?
General cristiano.-
De oírte yo me avergüenzo.
Tú me propones, traidor,
que yo me entregue ciego,
pues la ambición te ha traído;
que deje a mi Dios tan bueno
que hizo el cielo y la Tierra,
montes, valles, arroyuelos;
el sol, la luna, los astros,
el mundo y su mar soberbio.
41
Historia y tradiciones de Bayarque
Quieres que sea traidor
dándome el oro de lleno.
¡Te lo tiraré a la cara!
pues la Cruz que llevó al pecho
es del hombre redención
y del cristiano consuelo.
La sangre en mi cuerpo hierve
y me abrasa el cerebro.
Si no entregas los Patronos
y todos los prisioneros
que tienes en el castillo
te juro por el Dios del cielo
que ha de arder hasta la tierra
que pisáis los sarracenos.
Así, ¿qué resuelves?
Vamos, con humildad te lo ruego.
Mira que si pido tropas,
me mandan más regimientos
que hombres tiene Mahoma,
y mil cañones si quiero.
Y si yo te pongo sitio
y te mando a mis ligeros,
con ellos me bastará
para haceros prisioneros.
Yo soy león que en mis garras
despedazo cuanto veo,
y ya te tengo cercado.
Elegir podéis el medio
para que salgáis triunfantes.
Así, ¡A las armas, cobardes!
¡Salid, que aquí os espero,
morabitos y santones,
que sois unos embusteros!
Y tú, valiente de nombre
un verdadero cristiano
nunca te puede temer :
eres sacrílego y necio,
irreverente y osado,
fanático y cicatero.
Tu profeta fue un cobarde
sin milagros ni portentos.
Eso de estar en el aire
es para tontos y necios
como vosotros lo sois,
pues el sepulcro de acero
suspenso está por imán,
no por milagro del cielo;
quitadle esas cuatro piedras
que en sus ángulos pusieron
y veréis que pronto cae,
y sólo para en el suelo.
42
Historia y tradiciones de Bayarque
Ese es el triste milagro
que a todos os tiene ciegos :
tú verás lo que te ampara.
desde hoy mismo te ofrezco
una guerra sin cuartel,
y si entregas mis patronos
saldrán bien tus sarracenos.
General moro.-

De oír ese torpe labio
de ira estoy que reviento :
¿así que Mahoma es falso?
¡A las armas, sarracenos!
¡Santones, a las mezquitas!
a pedirle a nuestros dueños
que ganemos la batalla
a cristianos tan perversos.
Hay que morir o vencer,
y si fuere lo primero
pelear con mucho ardor
hasta destrozar los cuerpos.
( Se vuelve al general cristiano ) Y a ti, alevoso cristiano
sin razón ni miramiento :
por darte doble castigo
te he de coger prisionero,
y junto con las astillas
de los restos de tu cuerpo
he de formar una hoguera
que sirva de escarmiento.
General cristiano.-
Detente, soberbio moro.
Detén tu labio perverso,
pues no quedará un vecino
de este devoto pueblo
que, al oír tus amenazas,
no desenvaine el acero.
Detén tu maldita lengua
que es aborto del infierno.
La tengo que hacer pedazos
y lanzarla a un horno ardiendo,
para que no vuelva a decir
43
Historia y tradiciones de Bayarque
frases de tan duro acento.
Humillaré tu altivez,
y si quedas prisionero,
como no te hagas cristiano
despedazaré tu cuerpo.
Y así, ¡a las armas, cobardes!
¡Salid, que aquí os espero!
pues he heredado los bríos

de San Fernando y Cisneros.
Y tú, cual torpe Boabdil,
déjate este trono regio
y huye como el cobarde
a ocultarte allá en tu reino.
Yo soy aquel gran Pelayo,
y no dejaré un protervo
que lleve las medias lunas
en este devoto pueblo.
Soy un caudillo cristiano,
y la cruz que llevo al pecho
ha de salir vencedora
de todos los sarracenos.
Vamos, pronto, ¿qué resuelves?
General moro.-

Calla, cristiano soberbio,
vamos a medir las armas
brazo a brazo, cuerpo a cuerpo.
Pues te empeñas en morir,
¡que te confunda el infierno!
¡Vamos, formando batalla
como leones sangrientos!
¡Dad la señal de combate,
que no crean esos necios
que el africano es cobarde!
¡Vamos, valientes, a ellos!
¡Pasaremos a cuchillo
hasta los niños de pecho!
General cristiano.-
Gracias que ya te decides.
¡A las armas, granaderos,
no quede un moro con vida!
44
Historia y tradiciones de Bayarque
¡Viva la Iglesia y.a ellos!
( Se celebra el combate en las calles de costumbre. En el altillo suenan las tracas y en la plaza las escuadras disparan sus trabucos de pólvora ) ( A la vuelta : ) Muley Muza Zelim,
¿Cómo duras tanto
al rigor de mi espada?
General moro.-

General,
¿cómo no huyes tú
de mi cimitarra?
General cristiano.-

¿Cómo he de huir, si te veo
sin resistencia y sin bríos?
Ríndete, Muley, y repara
que están en grave peligro
y que más lo está tu alma.
General moro.-

( Haciendo caer su espada y apesadumbrado )

General, ya por las venas
siento un pavor que me espanta.
Mi corazón se desmaya.
Ya conozco y también veo
que tus santos me llaman,
y me animan a que abrace
la Ley de Dios Sacrosanta.
El bautismo a voces pido
para que se salve mi alma
y, por si acaso fallezco,
dime, aunque en breves palabras,
algunos altos misterios
de vuestra Ley Sacrosanta.
General cristiano.-

Ya habéis visto, general,
lo que habéis adelantado
en todo lo conquistado
con vuestra hazaña infernal.
45
Historia y tradiciones de Bayarque
¿Veis en lo que viene a dar
todo lo que camina a oscuras?
Si en nuestros misterios dudas,
ya que te tengo vencido,
te suplico como amigo
que olvides tus medias lunas.
Os llegasteis a creer
en ese fuerte invencibles,
y os parecía imposible
que pudiésemos tomarlo.
Yo supe pronosticaros
que habría de llegar el día
en que quedase por mía
esta plaza y las imágenes.
Muley, puedes asegurar
que ningún reino, ni Italia,
ni la Bretaña o Germania,
Austria, Galia o Lusitania,
nunca han podido humillar

a nuestra arrogante España.
Ni tampoco el gran señor
tuvo fuerzas suficientes
para prender el honor
que tiene el reino español.
( Dirigiéndose al resto de los moros : ) Hoy nos llegó la ocasión
de que veáis, mahometanos,
cómo no somos tiranos
y os tenemos compasión.
Si abrazáis la religión
que nosotros profesamos,
habréis de ver que nos portamos
como nobles caballeros,
jurando favoreceres
como a queridos hermanos.
General moro.-
( Bajándose del caballo y arrodillándose ante las

Ya cristiano, ya cristiano,
que muy cierto considero
cuanto diciéndome estás.
La ley que siguen los moros
llena de yerros está.
46
Historia y tradiciones de Bayarque
¡Quién nunca hubiera seguido
los fabulosos engaños
de una ley que a tantos tiene
tan obstinados y ciegos!
Me retiraré a un desierto
y haré vida de solitario,
llenando el viento de ayes
y los montes de lamentos.

Allí acabaré mi suerte
sirviéndome de alimento
sólo la mísera hierba
que producen esos yermos.
Allí trataré con fieras,
procurando al mismo tiempo
dar fin a mi triste vida
puesto que alcanzar no puedo
ser de Dios leal vasallo
y de la gloria heredero.
General cristiano.-

¿Sabéis ya nuestros misterios?
General moro.-

Ya, cristiano, estoy resuelto,
y tengo largas noticias
de esos divinos misterios,
que los leí muchas veces
en un librito pequeño
que un día quité a un cautivo
que estaba de jardinero.
Y tanto me entusiasmaba
al leer esos misterios
que el corazón, abatido,
se me saltaba del pecho.
Pero hoy, Señor, arrepentido,
con pleno conocimiento,
os busco, Padre, ansioso;
no por loca idolatría
que creía en otros tiempos.
¡Ya soy cristiano, Dios mío!
y no dudo, sino creo
que sois Todopoderoso,
que creasteis Tierra y cielo.
Y si por mis muchas culpas,
algún castigo merezco,
humildemente lo espero.
Si permitisteis, Señor,
que aquellos sayones fieros
47
Historia y tradiciones de Bayarque
clavaran la cruel Cruz
en vuestro Sagrado Cuerpo;
si todo lo padecisteis
con otros muchos tormentos
por la humana redención
de este linaje grosero,
¡misericordia, Dios mío!
en ella espero consuelo.
Ya, Señor, arrepentido,
yo lavarme, Señor, quiero
en las aguas misteriosas
del divino Mandamiento.
¡Agua, Señor, que me quemo!
( Levanta las manos hacia el cielo ) Así alcanzaré el perdón
de nuestro Dios verdadero.
General cristiano.-

Tus altos juicios, Señor,
es imposible fondear.
¡Quien diría que tal tropel
de riesgos y sobresaltos
resultaría tal bonanza!
Pues ya lo experimentamos.
Y así, el corazón en Dios,
en la Virgen del Rosario,
en San Antonio Bendito,
y lo demás, descuidado.
( Bajando del caballo, se dirige al postrado general Y tú, compañero mío.
mal he dicho, eres mi hermano :
levántate de ese suelo
y dame en albricias los brazos,
ejecutando lo mismo
cada cual con su contrario.
( Se abrazan generales, embajadores, abanderados, soldados y, en fin, todo el pueblo. ) Así debe ya tratarse
al general más bizarro,
al aladid más valiente
y al más humilde soldado.
Y después de la Salve Real,
conduzcamos nuestros Santos
48
Historia y tradiciones de Bayarque
donde todos han de quedar
bautizados,
dándole gracias a Dios
y a nuestros Santos Patronos.
FIN DE LA RELACIÓN
( Acabada la relación y como al principio, hacen el desfile juntos moros y cristianos, con los espías siempre en medio y al constante redoble de tambores y toque de las dos cornetas. Tras volver sobre sus pasos ambos bandos y tomar un refrigerio en la Real, se juegan las dos banderas a la vez, siendo esté el juego más vistoso. Se llevan después, hasta la Iglesia, los Santos en recogida Procesión y sin que pare el tambor. Por último y desfilando por la calle Real, entra en la plaza el general cristiano con todas las escuadras y dirige la última guerrilla y última caracola. Se hacen al final los votos de rigor ( vivas ) : -¡Viva San Antonio Bendito! -¡Viva Bayarque! ( 9 ) Posteriormente se van los bandos y ayudantes al convite. El lunes por la tarde mandan los Mayordomos que escuadras y ayudantes los sigan hasta el Pozo de los Moros, donde se hacen cuentas de los gastos y con mucho vino y garbanzos tostados se organiza (9) Antiguamente se daba un viva a las autoridades que ya no se hace. 49
Historia y tradiciones de Bayarque
50

Source: http://www.portalmanzora.es/~bayarque/pdf/Morosycristianosbayarque.pdf

paneurouni.cz

Independence and Impartiality of International Arbitrators --------------------------------------------------- Doc. JUDr. Katarína Chovancová, PhD., LL.M. Associate Professor Institute of International and European Law THE FACULTY OF LAW PAN EUREOPAN UNIVERSITY THE SLOVAK REPUBLIC Introduction Together with being a quasi judge, the arbitrator has to be and

Microsoft word - 2012 msds aureomycin soluble concentrate.doc

Product Name: Aureomycin® Soluble Concentrate Page: 1 of 5 This revision issued: July, 2012 Section 1 - Identification of The Material and Supplier Pfizer Australia Pty Ltd A.B.N. 50 008 422 348 Chemical nature: Trade Name: Aureomycin® Soluble Concentrate Other Names: Chlortetracycline Hydrochloride APVMA Code: 58255 Product Use: Prevention and

Copyright © 2010-2014 Pdf Pills Composition